Nuestros zapatos además de estar hechos con estampados ideales, son muy cómodos. Y así debe ser desde el primer momento que nos los calzamos. Como dicen nuestras clientas al probárselos en tienda: Pero bueno, ¡Son súper cómodos, parecen zapatillas!

Es un zapato que debe ser cómodo desde el primer momento, a pesar que puedan dar un poco de sí con el uso continuado.

La horma que usamos da un poco de talla por lo que recomendamos que en el caso de tener el pie fino (solo si lo tenemos finito) optes por una talla menos a la tuya habitual. Si por el contrario sueles calzar medios números (treinta y nueve y medio, por ejemplo) o que tengamos un pie más anchito, lo ideal sería que elijamos la talla habitual a la nuestra.

Si el zapato quedara un poco suelto, algunas de nuestras clientas añaden media plantilla en el interior del zapato para evitar que se salga.

Por ejemplo, yo tengo un 37 pero en estos zapatos uso el 36 o el 37 con plantilla.

Cualquier duda, nos podéis contactar.